Noticias
FSIE Andalucía presente en las XII Jornadas Educativas 'La Educación es el Camino'.
  • FSIE-A
  • 01 dic. 2019

El Consejo Escolar de Andalucía, con José Antonio Funes como presidente ha celebrado los días 29 y 30 de noviembre sus XII Jornadas Educativas bajo el título 'La Educación es el Camino'.

FSIE Andalucía, a través de su Secretaria General, ha participado en la Mesa  redonda “Hacia la desburocratización de la Escuela”, en representación de los profesionales de la Enseñanza Concertada reclamando las  necesidades para el sector, a través de las siguientes propuestas:
- Diseño de una carrera profesional para los docentes, que permita la especialización necesaria para mejorar la gestión de los centros educativos.

- Coordinación: nos encontramos con un grave agravio comparativo entre los centros concertados y los públicos, ya que no existe reconocimiento (ni económico ni de reducción de carga lectiva) en los Jefes de Departamento, en los encargados de Programas…

- Orientación: la sobrecarga de trabajo administrativo en los orientadores y la que estos vierten en el profesorado se vería considerablemente aliviada si se ampliaran las horas de dotación en los centros a todos los niveles educativos y se adecuará el número de horas a la realidad educativa actual.

- Equipos directivos: es urgente revisar y retomar la dotación de los mismos para los centros concertados, ya que no es suficiente para abordar todas las responsabilidades exigentes y nos encontramos a los compañeros ejerciendo tareas sin el adecuado crédito horario para llevarlas a cabo.

- Programación: debe centrarse menos en contenidos y procedimientos (que ya vienen desarrollados por las editoriales, aunque el profesor ha de supervisar que los contenidos del libro elegido se adaptan a la normativa vigente)) y abundar en la innovación metodológica, que es lo que realmente practica y enriquece al docente. Igualmente, no debe ser tan estanca sino más abierta para que pueda reflejar la realidad de cada aula y espacio educativo (autonomía docente).

- Documentos institucionales: memorias, certificaciones de calidad…más funcionales y operativos.

- Evaluación: sesiones más centradas en valorar el rendimiento del alumnado y en decidir medidas que den respuesta a las necesidades individuales de los mismos, reduciendo el número de datos requeridos para los distintos tipos de enseñanza, que, a veces, resultan incomprensibles para el alumno y para las familias. Por ejemplo: el informe de justificación de resultados exigido cuando se alcanza en un grupo clase n determinado número de suspensos se considera una injerencia en la labor educativa del docente.

- Atención a la diversidad: simplificación de informes psicopedagógicos, modelos de adaptaciones curriculares para posibilitar una buena coordinación entre los agentes implicados. El tema de los alumnos con altas capacidades sigue teniendo deficiencias graves.

- Apoyo especializado al docente: psicólogos, educadores sociales, técnicos informáticos, sanitarios, asesores jurídicos…

- Plataformas: sincronización y establecimiento de las pasarelas adecuadas entre las mismas y Séneca. Los centros concertados usan unas herramientas tecnológicas específicas institucionales, capaces de dar respuesta a los proyectos educativos que llevan a cabo y a su carácter propio, con una formulación de los procesos de aprendizaje (acordes con la normativa vigente) y una especial atención al seguimiento de la tutoría y del rendimiento académico del alumno. Por ello, intentar encuadrarlos rígidamente en la herramienta creada para los centros públicos genera continuos problemas, ya que hasta ahora es muy difícil la conexión entre Séneca y las plataformas de cada institución, y no precisamente por un problema técnico sino por la falta de voluntad política de facilitar el traspaso de información entre una y otras. Pedimos pues, un cambio de mentalidad y una mayor sensibilidad de la Consejería para interconectar Séneca con la herramienta elegida por cada institución en el marco de su autonomía y evitar el trabajo doble que se ocasiona, en algunos aspectos, en los profesionales de los centros concertados, obligados a mantener la información al día en dos sistemas distintos. Ejemplos de no comunicación: acciones disciplinarias, adaptaciones curriculares, datos de matrícula (se hace obligatoriamente en Séneca y no pueden exportarse) o atribuciones docentes del profesorado. Sí se permite el intercambio en calificaciones, faltas de asistencia y adquisición de las competencias clave. En uno de los Acuerdos LEA (con las patronales) se trataba del Tratamiento de la información relevante en el proceso educativo y se citaba que, en el seno de una Comisión de Seguimiento del Acuerdo, se establecerían el contenido, el procedimiento y la definición de los medios de transmisión de dicha información. Tal vez, ahora que vamos a retomar el camino del consenso, habría que partir de lo que ya se acordó y hemos dejado sin hacer.

- Dotación y actualización de medios digitales (la clara insuficiencia de la financiación a los centros por medio de la partida de Otros gastos demuestra la necesidad de crear en Andalucía un módulo autonómico propio que permita afrontar los continuos retos tecnológicos y/o financiación directa de los mismos por parte de la Administración); eliminación del uso del papel cuando se duplique el esfuerzo.

- Autonomía de los centros y diversidad de proyectos educativos: si todo viene marcado y con poco margen de movimiento, entramos en un sistema lineal y homogéneo que impide el desarrollo de proyectos educativos innovadores. El alumnado cada día es más diverso y hay muy poca flexibilidad normativa.

- Bajada de ratio: mejora la atención del alumnado a la par que disminuye la carga administrativa.

- Fijación de plantillas adecuadas a la tipología de cada centro de Personal de Administración y Servicios y desvinculación de sus salarios del módulo de Otros Gastos, creando un apartado específico para su pago delegado. Esto permitirá que el docente se pueda descargar de una parte de su labor burocrática.

- Equiparación de carga lectiva de los docentes de los centros concertados con los de los centros públicos: la exigencia y la carga administrativa son las mismas, pero se ven incrementadas en el caso del profesor de un centro concertado, ya que, a mayor número de horas lectivas, se multiplica el trabajo burocrático en proporción a las mismas: a más horas de docencia directa, más labor de corrección, preparación de clases…etc.

- Desdoblamientos: existe una gran diferencia entre la posibilidad de desdoblar grupos que lo necesiten entre los centros concertados y los públicos, lo que provoca una sobrecarga sobre el profesorado y una merma de la calidad educativa que éste puede ofrecer cuando el grupo presenta dificultades específicas. Citamos, como ejemplo, la situación de los Ciclos Formativos de Formación Profesional, dotados linealmente en la Concertada del mismo número de horas, pero que en la Pública tienen sistemáticamente desdoblados los grupos de alumnos en determinadas áreas prácticas de muchas familias profesionales, especialmente las sanitarias, electrónicas, mecánicas…

Puedes ver el video con la intervención completa en el ENLACE

En la foto: (arriba): FSIE Andalucía junto al Consejero de Educación y Deportes, Javier Imbroda y a la Presidenta del Parlamento andaluz, Marta Bosquet. (abajo): FSIE Andalucía con Irene Villa y Pablo Pineda